Asociación Latinoamericana de Escritores Cristianos

Conversaciones intrafamiliares en ALEC

Nota al lector: En la Asociación Latinoamericana de Escritores Cristianos constituimos una familia que, pese a la distancia física que nos separa, nos une un verdadero cariño lo que nos hace estar preocupados los unos por los otros.

He aquí un intercambio de correos que nos permite saber de un nuevo accidente que ha afectado a nuestro amigo y autor de Barcelona. A lo largo de 2007 lo acompañamos a raíz del accidente automovilístico que al inicio de ese año sufrió regresando a casa con su esposa Práxedes después de haber asistido a un retiro de matrimonios. La convalecencia lo tuvo “improductivo literariamente” pese a sus planes de escribir su segunda novela.

¡Pero ya viene, DM!

Su primera novela «Potifar» le fue publicada inicialmente por ALEC en septiembre de 2006 y un año después, por Grupo Nelson, de Nashville, Tennessee, EUA.

De: “Orellana, Eugenio” <eorellana@LAM.ORG>
Fecha: jue., jun. 2, 2011 17:27
Asunto: ¿Qué pasa, mi viejo amigo?
Para: “L.RUIZ” <lrd@ono.com>

Mi querido hermano y amigo Luis:

Hace tanto tiempo que no nos comunicamos que me temo que tendremos que desmalezar las vías entre Barcelona y Miami. (*)

Acá nosotros seguimos en el mismo lugar, haciendo las mismas cosas y tratando de mantener vivo el contacto con la gente que nos interesa. No siempre se alcanzan los propósitos pero por lo menos le hacemos empeño.

No te hablo del Barca porque cualquiera cosa que diga me temo que vendría a opacar los días de gloria que supongo seguirás viviendo.

Cuéntame qué hay de tus esfuerzos por escribir tu segunda novela. ¿O ya resignaste? (esta es una traducción literal del inglés resign que significa renunciar. La uso solo por joder.) Espero que no.

(*) Hace unos años, una compañía estadounidense firmó un contrato para hacer una carretera por el mato grosso peruano a cambio de que el gobierno le pagara con no recuerdo qué cantidad de millones de hectáreas de terreno. La compañía, LeTorneau se llamaba y que fabricaba maquinaria pesada, trasladó a la selva peruana su mejor equipo. Y a sus mejores ingenieros. Metió toda esta plata y al final el proyecto fracasó. Ahí quedó la maquinaria, tragada por la selva. ¿Por qué fracasó el proyecto? Porque mientras avanzaban un kilómetro haciendo camino, la selva se tragaba los diez que ya habían hecho. No encontraron la forma de detener el avance de la vegetación selvática. Moraleja: Si no se mantienen limpias las vías, hay problemas (del orden que quieras).

Un abrazo, Luis y nuestro cariño hacia Práxedes,

Eugenio Orellana

Presidente

Asociación Latinoamericana de Escritores Cristianos, ALEC

P.O Box 52-7900, Miami, Florida 33152-7900

Of. : 305 884-3350, ext. 53

Cel. : 305 609-0495

www.escritorescristianos.org

www.protestantedigital.com

From: lrd@ono.com [mailto:lrd@ono.com]
Sent: Thursday, Pune 02, 2011 11:42 AM
To: Orellana, Eugenio
Subject: Re: ¿Qué pasa, mi viejo amigo?

Hola Eugenio. Estoy en el hospital. Ayer me operaron de una fractura de cabeza del radio
del brazo izquierdo. Esperando que venga el cirujano para darme el alta hospitalaria. Cuando llegué a casa te doy más detalles.

Un saludo.

Luis.
Enviado desde mi HTC

De: Orellana, Eugenio [mailto:eorellana@LAM.ORG]
Enviado el: jueves, 02 de junio de 2011 17:46
Para: lrd@ono.com
Asunto: RE: Re: ¿Qué pasa, mi viejo amigo?

Chico, cuánto lo siento. Espero que la operación haya reparado lo que había que reparar y que cuando puedas me hables de tus penurias. Tienes toda nuestra simpatía. Eugenio

De: L.RUIZ [mailto:lrd@ono.com]
Enviado:vie 6/3/2011 2:45
Para: Orellana, Eugenio
Asunto: RE: Re: ¿Qué pasa, mi viejo amigo?

Querido Eugenio:

Ya estoy en casa. He pasado la noche en mi cama, cosa muy de agradecer. La operación fue muy bien aunque con un despertar muy doloroso.

Perdona la brevedad pero estoy escribiendo con una sola mano.

En cuanto al trabajo literario llevo un buen ritmo aunque me queda bastante todavía de documentación y técnicas de escritura. Llevo meses avanzando a buen ritmo pero de manera imperceptible desde el exterior.

Ya dejé la tesorería de la AEE y así tengo más tiempo para las tareas literarias. Estoy reestructurando otros trabajos y ministerios. Sigo adelante con ánimo.

Un saludo para Cire y para ti.

Luis.

Gracias de nuevo, Luis. Y gracias dobles por escribir con una sola mano. Me hago cargo de esa dificultad.

Ya me contarás qué fue lo que te pasó; espero que no sea una secuela del accidente automovilístico.

Me alegra saber que sigues en la brecha. Como te he dicho antes, si mal no recuerdo, no descuides el don que está en ti. Me refiero al don de la escritura, que sin duda tienes otra gran cantidad porque sospecho que contigo Dios fue más generoso que con el hijo de mi mama. Como le decía a un amigo filólogo (no pertenece a ALEC) y que fue bendecido también por Dios con muchos dones (pero no con el de escribir), yo estaba en la cola esperando llegar adelante a que me dieran los míos pero cuando llegué, ya se habían agotado. Solo quedaba algo que de todos modos lo agarré, esto de escribir, que hasta ahora no sé si es un don o una manía.

Dios te bendiga. Pediremos al Padre para que tu recuperación sea dentro de los plazos y sin complicaciones. Y para que les dé paciencia a ti y a Práxedes en el ínter tanto.

Un abrazo con delicadeza pero con todo mi aprecio, (Iba a decir “amor” pero con esto del auge de la homosexualidad ¡hay que tener un cuidado con el uso de ciertos términos!)

Eugenio.

Foto: Luis enseñando en la Escuela para Escritores en EXPOLIT 2006.

From: L.RUIZ [mailto:lrd@ono.com]
Sent: Friday, June 03, 2011 1:30 PM
To: Orellana, Eugenio
Subject: RE: Re: ¿Qué pasa, mi viejo amigo?

Hola Eugenio:

En realidad fue una caída muy tonta caminando por un camino de montaña sin  ninguna dificultad. Resbalé y apoyé el brazo izquierdo como si le diera un puñetazo al suelo. Estaba a dos horas y media de camino del coche. Avisamos a Emergencias de la Generalitat de Catalunya y me enviaron un helicóptero con un médico y una ambulancia. En pleno monte me hicieron la primera cura y me pusieron un calmante. Después la ambulancia me llevó al hospital más cercano donde me redujeron la fractura y me enyesaron el brazo.

Después lo que ha pasado es que el hueso estaba soldado mal y eso me hubiera dejado muchas molestias en la muñeca. Por eso se decidió operar. El traumatólogo dice que ha quedado muy bien y que ahora lo importante es la recuperación.

Un saludo.

Luis.

 

La nota que acompaña la foto fue enviada por Febe el 3 de junio de 2011.

Querido Eugenio,

Deseo que el Señor les acompañe en la despedida de John, que según leí quedaba para estos días de la semana. Qué Él consuele también sus corazones por la pérdida del amigo querido.

Le contaré que aquí, entre las penas, también hay alegrías pues, como ya le dijo Marylu, D.m., este próximo octubre se casa nuestra hija Sara. Ella está acabando sus estudios de Pedagogía, que nada tienen que ver por lo modernos y adaptados a las nuevas tecnologías con los que cursé yo 25 años atrás. Y lo mejor de todo es la pasión y vocación que vemos que ha puesto, y la línea en la que quiere enfocarse, de dirección de escuelas. En cuanto al muchacho futuro marido, es madrileño y del Real Madrid pero, aparte de eso, un buen muchacho que ama al Señor y quiere servirle también como matrimonio. Tanto es así que ambos van a ir a estudiar a un seminario de Sidney, Australia (sí, ha leído bien: más lejos de aquí no se puede ir; que digo yo: que si no querían ver a las suegras, no hace falta exagerar…).

Nuestra segunda hija, Anna, también va a casarse pronto con un muchacho de nuestra iglesia, pero nos deja casi un año de margen para reponernos. Y parece que no piensan ir a vivir tan lejos…

Mi padre y mi suegra se encuentran muy bien después del susto del cáncer, y por ahora ahí van. Y mi madre está en un centro donde la cuidan, a tres minutos de casa de mi padre, de manera que la vida se ha simplificado mucho para todos y vemos cómo el Señor ha obrado en cosas que nos parecían muy difíciles.

¿Cómo está su salud y los resultados esos que faltaban? ¿Y Cire, cómo sigue? Deseo que nuestro Padre les sostenga amorosamente.

En cuanto a ALEC y al SEPR, creo que la clave la da usted en su correo: paciencia. Pero los pasos se van dando y se va avanzando. Me he alegrado mucho del proyecto del libro de poemas. La lástima es que aquí no nos llegan las publicaciones de los otros miembros de ALEC del otro lado del charco.

En cuanto a mis novelas, sigo teniendo en cartera dos o tres, unas más avanzadas que otras. Creo que se acerca el tiempo de escribirlas, y que el tiempo de disponer de tiempo también se acerca. Así que no desespero. Juan Carlos Martín sigue haciendo de motivador permanente conmigo.

Termino ya por ahora. Reciba un fuerte abrazo y mi cariño,

Febe

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: